Alerta: estanflación

Los últimos datos macro encienden las alarmas en Wall Street y las acciones se desploman

El hecho de que el mercado postergue el inicio de baja de tasas y se contemple los riesgos antinflacionarios es lo que hace caer a las acciones más del 2% a comienzo del jueves.

En esta noticia

Las acciones en Wall Street inician el jueves con fuertes bajas.

Las debilidades vienen luego de malos balances en algunas acciones, en particular las tecnológicas, así como también datos macro que preocupan sobre el futuro económico en EE.UU.

El hecho de que el mercado postergue el inicio de baja de tasas y se contemplen los riesgos antinflacionarios es lo que hace caer a las acciones más del 2% a comienzo del jueves.

Bonos argentinos con potencial alcista: cuáles son los preferidos del mercadoTasas de la Fed: qué significa higher for longer y cuál es el impacto en la Argentina

 Apertura bajista

El Dow Jones, el S&P500 y el Nasdaq vuelven a caer, luego de una pausa en las bajas evidenciada en el día de ayer.

Hoy las índices marcan una baja de 1,3% en el Dow Jones, de 1,4% en el caso del S&P500 y una merma de 2% para el Nasdaq.

Con estas bajas, los índices postergan el rebote visto durante las dos últimas jornadas y vuelven a acercarse a la zona de mínimos.

En el acumulado del año, el Dow Jones sube 1%, mientras que el S&P500 sube 5%. Por su parte, el Nasdaq todavía registra ganancias en 2024 del 3%.

Malos datos macro: temores a la estanflación.

Las acciones se ven sacudidas luego de un conjunto de datos macroeconómicos, asi como también de balances corporativos que muestran presiones inflacionarias al alza y desaceleración económica que terminaron afectando las expectativas de los inversores.

En la mañana de hoy se conoció el dato del PBI, el cual marcó que el crecimiento económico de Estados Unidos cayó a un mínimo de casi dos años el último trimestre.

El producto interno bruto aumentó a una tasa anualizada del 1,6%, por debajo de las previsiones de 2,5% que tenían en mente los economistas.

En el mismo informe se conoció el dato de inflación subyacente en el PBI y la misma saltó por encima de lo que los inversores esperaban.

La misma avanzó al 3,7%, por encima del 3,4% esperado por los inversores.

De esta manera, el combo de datos planteó un término interesante en Wall Street que es el de estanflación.

La estanflación es un concepto acuñado a partir de los términos "estancamiento" e "inflación". Se utiliza para designar una situación económica en la que se da una alta inflación y un estancamiento de la economía, con tasas de crecimiento del PIB bajas o negativas.

"Este informe fue lo peor de ambos mundos: el crecimiento económico se está desacelerando y las presiones inflacionarias persisten", dijo Chris Zaccarelli de Independent Advisor Alliance. 

"La Reserva Federal quiere que la inflación comience a bajar de manera persistente, pero el mercado quiere que aumenten el crecimiento económico y las ganancias corporativas". Si ninguno de los dos va en la dirección correcta, dijo, entonces serán "malas noticias" para los mercados.

"Los rumores sobre estanflación seguramente aumentarán a raíz de estas cifras, pero estamos menos preocupados por ese resultado mientras el mercado laboral siga siendo tan fuerte", dijo Ian Lyngen de BMO Capital Markets. 

Para Jeff Roach de LPL Financial, es probable que la economía se desacelere aún más en los próximos trimestres, ya que los consumidores probablemente estén cerca del final de su derroche. 

"Las tasas de ahorro están cayendo a medida que la inflación persistente ejerce una mayor presión sobre el consumidor. Deberíamos esperar que la inflación disminuya a lo largo de este año a medida que la demanda agregada se desacelere, aunque el camino hacia el objetivo del 2% de la Reserva Federal todavía parece muy lejano", señaló.

 Además de estos datos, el balance de Meta Platforms cayó mal en el mercado y sus acciones bajan 15% debido a sus planes de gastar miles de millones de dólares más de lo que había anticipado anteriormente en medio de su impulso a la inteligencia artificial.  

Esperando a diciembre

El mercado ve que con estos datos, la Fed debería mantener sin cambios su política monetaria, por lo que los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años subieron siete puntos básicos hasta el 4,7% y el dólar índex avanzó 0,1%.

Los bonos del Tesoro estadounidense cayeron, llevando los rendimientos de los bonos a 10 y 30 años al nivel más alto del año.

El hecho de que el mercado postergue el inicio de baja de tasas y se contemple los riesgos antinflacionarios es lo que hace caer a las acciones más del 2% a comienzo del jueves.

Los operadores también retrasaron las expectativas sobre el momento de la primera reducción de tipos de la Fed hasta diciembre.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI), explicaron que la fuerte desaceleración en la actividad abre la puerta a que quizás la Reserva Federal recorte la tasa de interés antes de lo que se esperaba.

"Los datos de inflación no solo fueron malos, algo que ya se descontaba, sino que fueron peores de lo que se creía. Considerando esta lectura, la Fed podría intensificar sus esfuerzos para combatir la inflación, dado que esta se aleja cada vez más de su objetivo. Se cree que la Fed mantendrá su postura actual (higher for longer) y baja la probabilidad de observar la primera baja en septiembre, que pasó de 49% ayer a 40% hoy", dijeron.

El dato del PBI y de inflación subyacente en el PBI vienen a complementar una serie de publicaciones económicas que postergaron el inicio de baja de tasas de la Fed.

Ahora el mercado espera una sola baja de tasas para 2024, cuando a comienzo de año se esperaban hasta 6 bajas de tasas para todo el año en curso.

El desempleo cayó desde el 3,9% al 3,8%, lo cual mostró que el mercado laboral está más firme de lo que a la Fed le gustaría. Es decir, la economía estadounidense se encuentra en pleno empleo y esto implica un riesgo inflacionario latente, lo cual choca con la idea de bajar la tasa de interés.

Por otro lado, las ventas minoristas crecieron 0,7% en marzo, por encima del 0,4% que esperaba el mercado.

A su vez, las ventas minoristas core subieron 1,1% en marzo, por encima del 0,5% que esperaban los economistas.

Dado que el consumo representa dos tercios de la economía de Estados Unidos, el hecho de que las ventas minoristas crezcan con fuerza implica que la economía en general está muy sólida. Estos datos chocan también con la necesidad de que la Fed baje la tasa rápidamente.

Finalmente, la inflación subió al 3,5% en marzo, por encima del 3,1% que había registrado el mes pasado, por lo que, en este caso, también resta la necesidad de que la tasa baje.

Temas relacionados
Más noticias de dólar

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.