FTExclusivo Members

Tensión en el comercio mundial por los conflictos en los canales de Suez y Panamá

El riesgo geopolítico y el cambio climático ponen de relieve la necesidad de resistencia en las principales rutas de abastecimiento.

Los trastornos en la cadena de suministro han vuelto. Justo cuando se han disipado los efectos de los retrasos de la pandemia y los cierres de puertos, dos vías de navegación continentales, los canales de Suez y Panamá, están sufriendo obstrucciones al tráfico comercial. Pero a diferencia de las últimas temporadas festivas, hay menos preocupación por que los retrasos estropeen la Navidad. La mayoría del stock de juguetes y alimentos ya se han acumulado antes de los últimos bloqueos. Sin embargo, los problemas presentan un nuevo riesgo para la economía mundial en 2024.

Alrededor del 12% del comercio mundial pasa por el Mar Rojo, delimitado por el Canal de Suez al norte y el estrecho de Bab-el-Mandeb -conocido como la Puerta de las Lágrimas- al sur. Desde mediados de noviembre, más de 10 buques en tránsito han sido atacados por los militantes Houthi de Yemen, alineados con Irán. Muchas compañías navieras han respondido posponiendo los viajes a través de la región, un paso crucial entre Asia y Europa. La petrolera BP anunció el lunes que había suspendido los envíos a través del estrecho, alegando el "deterioro de la situación de seguridad".

Preocupación: el comercio mundial cae al ritmo más rápido desde la pandemia

Dado que la región es un importante canal de tránsito para el petróleo, el gas natural licuado (GNL) y los bienes de consumo, la escasez y los embotellamientos podrían hacer subir la inflación. Los costos del transporte también están subiendo. Las primas de los seguros de algunos buques que atraviesan la región están aumentando. Maersk también ha anunciado que desviará los buques alrededor del Cabo de Buena Esperanza. Si más empresas la siguen, aumentarían los costos del comercio mundial. La ruta alrededor de África suma más de 5000 kilómetros adicionales y nueve días más de viaje a un trayecto típico entre Asia y Europa, señala Clarksons, proveedor de servicios de transporte marítimo. Los precios del petróleo y el gas no han subido mucho hasta ahora.

Los problemas en Suez también corren el riesgo de combinarse con shocks en otros lugares. Al otro lado del mundo, el Canal de Panamá está sufriendo bajos niveles de agua debido a la sequía. El canal entre el Pacífico y el Atlántico funciona sólo al 55% de su capacidad normal, según Capital Economics. Los tránsitos se han restringido para los próximos meses, y los precios han subido. El canal transporta normalmente el 5% del comercio marítimo, sobre todo combustibles y cereales estadounidenses con destino a Asia.

Las repercusiones sobre la inflación mundial dependerán de la duración de ambos bloqueos y de si se acumulan otras perturbaciones. El indicador de la Reserva Federal de Nueva York sobre las presiones en la cadena de suministro ha repuntado, aunque desde un punto bajo. El impacto agregado tampoco está claro. Por ejemplo, los precios europeos del gas han bajado recientemente ante la perspectiva de que el GNL estadounidense con destino a Asia a través del Canal de Panamá pueda desviarse a Europa.

Para contener las repercusiones económicas, es esencial conseguir rápidamente protección naval en el Mar Rojo. Está cobrando impulso una coalición internacional liderada por Estados Unidos para garantizar la seguridad del transporte de mercancías. Mientras tanto, el nivel de las aguas del Canal de Panamá ha mejorado ligeramente. Pero ni las empresas ni los dirigentes políticos deben confiar en que los problemas estén resueltos.

¿La recesión en el comercio mundial ya empezó?

Algunas empresas ya han diversificado sus rutas de suministro debido a la pandemia. Esta conmoción subraya la necesidad de opciones. Pero las rutas de los canales de Suez y Panamá tienen pocas alternativas viables. Supusieron más de la mitad del transporte marítimo de contenedores por volumen programado entre Asia y Norteamérica en el tercer trimestre, según estimaciones del grupo de análisis comercial MDS Transmodal. Esto significa que las autoridades deben invertir en la resistencia de los principales cuellos de botella comerciales, tanto en términos de su seguridad y adaptabilidad al clima, como mejorando la eficiencia portuaria y las rutas de transporte alternativas.

La pandemia y la guerra de Ucrania pueden haber sido acontecimientos puntuales. Pero las crisis de los canales de Panamá y Suez nos recuerdan que, con el cambio climático y el creciente riesgo geopolítico, la inestabilidad de la cadena de suministro está aquí para quedarse.

Temas relacionados
Más noticias de Canal de Suez

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.