Sin registro

Villarruel desafió a Milei y dio luz verde a una movida para aprobar una importante suba de sueldos

La Cámara alta le torció el brazo a Javier Milei, que reniega de la suba de los ingresos de los funcionarios públicos. En apenas pocos segundos, los senadores se alinearon y duplicaron sus dietas, sin dejar registros

En apenas pocos segundos y sin dejar registro en el tablero de votación, los senadores se duplicaron sus dietas. La jugada, que involucró al grueso de los bloques de la oposición, se pergeñó en silencio, para evitar que el presidente Javier Milei, vuelva a frenar la suba de sus ingresos, tal cual ocurrió en marzo.

En la previa al debate convocado para las 11, parte de la oposición había acordado llevar al recinto un importante incremento en sus dietas, que se aprobó al final de la sesión. Concretada la jugada, los senadores que viven en el interior pasarán de cobrar 1,7 millones a más de $ 4 millones de bolsillo, junto con un nuevo mecanismo de actualización. La intención era mantener la maniobra en secreto para no agitar las aguas en Casa Rosada.

La votación -y su habilitación para tratarlo "sobre tablas"- se hizo a mano alzada, por lo que no quedaron registros sobre cómo votaron los senadores. Según cotejó El Cronista, los 7 senadores libertarios no levantaron sus manos al momento de la votación. Algún que otro senador radical y el bloque Frente PRO, además de alguna bancada provincial, siguieron el mismo camino.

"La casta se juntó para aumentarse los sueldos", le dijo el jefe de bloque del oficialismo, Ezequiel Atauche, a este medio apenas finalizó la sesión.

¿Un dato? De haber querido exponer a "la casta", el oficialismo podría haber solicitado que la votación sea de manera nominal, para poner en evidencia a aquellos senadores que acompañaron la suba de las dietas. Pero no lo hicieron. Tampoco hubo debate, y ningún legislador expresó su negativa en la previa a la votación.

"La casta se juntó para aumentarse los sueldos", dijo Atauche.

¿Cuánto ganarán los senadores?

Aprobada la resolución, a partir de mayo cambia la manera en la que se actualizan las dietas de los senadores. Desde el año 2011, a través de una resolución conjunta, se estableció que las dietas de diputados y senadores representen un 20% por encima de un trabajador de la categoría más alta de la Cámara.

Esto implica que, cada vez que haya un incremento salarial a los trabajadores del Congreso, automáticamente este le impacta a las dietas. Salvo que, resolución mediante, se aclare un "desenganche", como ocurrió en la pandemia y luego del escándalo por la suba del 30%.

Actualmente, la dieta de los senadores ronda los $ 1,7 millones de pesos. A esto hay que sumarle lo que reciben aquellos que viven en el interior del país en concepto de viáticos, además de $25.000 por desarraigo. Esta última cifra se mantiene congelada desde el año 2016.

¿Qué plantea la resolución que los senadores aspiran aprobar? Que los senadores perciban 13 dietas anuales (una sería a modo de aguinaldo, puesto que los legisladores no tienen ese beneficio). Pero además, que esa dieta represente 2500 módulos (cada módulo equivale a algo más de $ 1802), más un adicional de 1000 módulos por gastos de representación y otros 500 por desarraigo.

De allí de desprende que, en bruto, un senador que vive en el interior pasará de cobrar $ 7,2 en bruto y algo más de $ 4 millones netos

La previa

La Cámara que lidera Victoria Villarruel dio la revancha luego de que, por orden del presidente Javier Milei, la titular del Senado debiera dar marcha atrás con las subas del 30% que se habían otorgado semanas atrás, a raíz de las paritarias con los trabajadores del Congreso.

A las 11, la Cámara alta puso en marcha una sesión. En la previa al debate, que a simple vista se esperaba que pasara sin pena ni gloria por los temas a tratar (tratados internacionales y acuerdos), los senadores de Unión por la Patria, parte de la UCR y Cambio Federal redactaron una resolución para modificar el mecanismo a través del cual se actualizan los ingresos de los senadores. 

Para no agitar las aguas y evitar cuestionamientos previos (por parte de la prensa y del Gobierno), los popes de las bancadas acordaron no dar a conocer la jugada. 

Ayer, en la reunión de Labor que mantuvieron los presidentes de los bloques con la Vicepresidenta, habrían acordado que la votación en el recinto sea hacia el final del debate en el que se tratarán pliegos de embajadores y acuerdos internacionales. La intención era votar el texto sobre tablas.

Esto significa dos cosas: por un lado, que la resolución que eleva las dietas no figure en el temario de la sesión, por tanto, el asunto se mantendría oculto hasta ya entrada la sesión. Por otro lado, la intención era que, al momento de la votación (para la que se requieren al menos 48 votos porque la resolución carece de dictamen), se mencionara al proyecto por su número en la orden del día -sin más precisiones- para que pasara desapercibido.

Según pudo saber este medio, incluso los senadores de La Libertad Avanza se habrían mostrado a favor de la jugada. "Ellos no dijeron que no en Labor", le dijeron a El Cronista. El senador libertario que participó de ese encuentro fue el puntano Bartolomé Abdala, presidente provisional del Senado.

Ahora bien, según fuentes allegadas al jefe de bloque oficialista, Ezequiel Atauche, este no estaría de acuerdo con la suba de las dietas. "Va a trabajar para que el resto de su bloque no acompañe", le dijeron a este medio. 


Los motivos del secretismo

Luego de que El Cronista accediera a la resolución, se contactó con integrantes de los bloques involucrados. En el sector de Unión por la Patria fundamentaron que la decisión de mantener en secreto el tema hasta el momento de la sesión era "para que no nos pegaran dos veces". 

Daban por descontado que un incremento de las dietas en medio de la crisis económica tendría un impacto negativo en los medios de comunicación y las redes. Preferían ahorrarse los cuestionamientos previos.

En cambio, otras fuentes parlamentarias, más cercanas al oficialismo, pusieron la mira en Javier Milei. "El secretismo no es por la gente, sino por Casa Rosada". Más allá de que el acuerdo es entre los senadores no libertarios temen que el Presidente vuelva a inmiscuirse en cuestiones del Poder Legislativo e intente frenar -por segunda vez- la suba de las dietas.

De todas maneras, Villarruel puede despegarse fácilmente de la jugada, de la cual, aseguran, "estaba al tanto". En primer lugar, porque la resolución no alcanza sus ingresos: ella cobra como funcionaria del Poder Ejecutivo; no forma parte del cuerpo de senadores. Al mismo tiempo, porque podría argumentar que fue una decisión del cuerpo, que se coló en el marco de una sesión convocada con un temario consensuado.

La mirada de Villarruel

La misma titular del Senado le dijo en más de una oportunidad a su entorno que ella "no es quién para meterse con el bolsillo de los senadores", diferensiandose así del discurso "anticasta" del Presidente. "Ella está interesada en que las remuneraciones sean transparentes y acordes al cargo", dijo alguien que la frecuenta. 

Dándole luz verde a la jugada, "desafía al Presidente", interpretó una fuente en Casa Rosada.

En este punto, la Vice tiene una ventaja ante su par en Diputados, Martín Menem, quien sí es un legislador más, al que cualquier aumento en las dietas le impacta directamente.

Al mismo tiempo, el riojano viene diferenciándose de Villarruel en este punto. Post escándalo por la suba de las dietas, en declaraciones periodísticas, aseguró que no volverá un incremento. Y, al igual que su líder, Milei, también sortea sus ingresos.

Es por eso que cuesta imaginar que Martín Menem allane el camino para que en la Cámara de Diputados se repita una jugada similar.

Temas relacionados
Más noticias de dietas Congreso polémica
Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • RV

    Raul Ventorutti

    24/04/24

    Pregunta para la vicepresidenta: Si toda la sociedad está obligada a aceptar y soportar el fuerte ajuste al que se nos esta sometiendo...por qué los senadores no?. Entiedo su obligación como vicepresidenta de tener que habilitar el debate, pero de ahí a estar de acuerdo con el aumento en un momento donde se debiera predicar con el ejemplo...

    Responder
  • JG

    Javier Guerrero

    23/04/24

    pesima nota, la vice en su rol, no puede negar la agenda del senado.

    Responder
  • JCF

    Juan Carlos Fredes

    18/04/24

    Está bien que se aumenten las dietas, pero que sea lo mismo que a los jubilados. Hipócritas.

    Responder